PARTICIPANTES:

  • La viuda Lía Asatiani, del tercer paciente criopreservado (ahora en Alemania), y el hijo ‘Maxman’ Olivier, del cuarto paciente (ahora en Rusia), responderán preguntas

  • José Luis Cordeiro, PhD. Ingeniero, economista y futurista, es experto en criónica y longevidad, autor del bestseller internacional ‘La muerte de la muerte’

En menos de 30 años los avances científicos podrían permitir la reanimación de personas criopreservadas

En España, la historia de la criopreservación está marcada por varios hitos importantes. La primera persona que fue criopreservada en España, fue la joven Cristina Comos Castillejo, en 1996, y en 2002 también falleció su abuela, ambas están actualmente criopreservadas en la Fundación Alcor en Arizona, Estados Unidos. La primera criopreservación en la península ibérica, y tercer caso español, ocurrió en el año 2016, cuando el barcelonés Javier Ruiz Álvarez falleció de un infarto en su casa en Aranjuez, y ahora se encuentra en un pequeño centro en Alemania.

La cuarta criopreservación fue coordinada por un joven español cuando su padre francés falleció en el año 2018 y fue transferido de urgencia desde los pirineos galos hasta un centro de criopreservación en Rusia. La quinta criopreservación acaba de ocurrir unos días atrás en Asturias cuando un joven español logró criopreservar a su padre y enviarlo a un nuevo centro, hoy quizás el más avanzando del mundo, la Fundación Europea de Biostasis al norte de Zúrich en Suiza.

¿Cuándo será legal la criopreservación en España?

En un país donde la cremación, anteriormente prohibida, ahora es el método funerario más común, es importante reflexionar sobre el futuro de la criopreservación. Con avances científicos que podrían permitir la reanimación de personas criopreservadas en menos de 30 años, la discusión sobre la legalización de esta práctica cobra una relevancia aún mayor.

La ciencia avanza a un ritmo acelerado, y es fundamental que las regulaciones y políticas se adapten para reflejar estos avances. La criopreservación ofrece la esperanza de un futuro donde la muerte no sea necesariamente el final, sino el comienzo de una nueva oportunidad. En un mundo en constante evolución, es crucial mantenernos abiertos a nuevas posibilidades y explorar cómo la tecnología puede transformar nuestra comprensión de la vida y la muerte.

12 de enero marca un día especial: el Día de James Bedford

Esta fecha conmemora el primer caso documentado de criopreservación en la historia, llevado a cabo en 1967 con el profesor universitario James Bedford. Aunque la criopreservación ha sido objeto de debate y especulación durante décadas, su relevancia y potencial continúan siendo temas de interés en la comunidad científica y más allá.

Contrario a la creencia popular, el pionero de la animación, Walt Disney, no fue sometido a criopreservación tras su fallecimiento en 1966. Su cuerpo fue cremado en Los Ángeles, desmintiendo así una de las leyendas urbanas más difundidas. Sin embargo, la historia real nos lleva al caso de James Bedford, quien se convirtió en la primera persona criopreservada el 12 de enero de 1967. Su cuerpo permanece criopreservado en el Centro Alcor en Arizona, el cual es el más grande y antiguo centro de criopreservación del mundo, con más de doscientos pacientes y más de dos mil miembros en espera.

La criopreservación, un término científico preciso que no debe ser confundido con la simple «congelación», ha evolucionado significativamente desde entonces. Inicialmente utilizada para preservar células reproductivas humanas, la técnica se ha expandido para incluir embriones y otros tejidos. Hoy en día, más de 12 millones de personas en todo el mundo han nacido gracias a la criopreservación de esperma, óvulos o embriones, lo que demuestra su impacto y viabilidad en la medicina reproductiva.

Del entierro pasado a la cremación actual a la criopreservación futura

La primera criopreservación en España se realizó en el año 1978. Antes de ese momento, la cremación no era practicada en nuestro país, donde el entierro era el método utilizado, primero por razones religiosas, y segundo por razones legales. Actualmente, más de la mitad de los españoles que fallecen son cremados. Sin embargo, ni el entierro ni la cremación permiten conservar a la persona. Con el entierro nuestros cuerpos son consumidos por bacterias y gusanos, y con la cremación nos convertimos en cenizas. Afortunadamente, la criopreservación, que ya es practicada en otros países (donde reposan los primeros cinco españoles criopreservados), sí permite conservar el cuerpo y especialmente el cerebro con sus memorias, como varios científicos han demostrado recientemente, con el objetivo que los pacientes puedan ser reanimados probablemente en tres décadas.

¿Cuándo se podrá criopreservar legalmente en España para que los pacientes puedan permanecer aquí en vez de ser transferidos a otros países?

The Death of Death: https://thedeathofdeath.org/

Cryostasis Revival: https://www.alcor.org/cryostasis-revival/

Fundación Alcor, Arizona, Estados Unidos de América:  https://www.alcor.org/

Fundación Europea de Biostasis, Suiza: https://ebf.foundation/

Instituto de Criónica, Michigan, Estados Unidos de América: https://cryonics.org/

CONVOCATORIA 

Qué: La criopreservación llega a España.

Quién:

  • La viuda Lía Asatiani, del tercer paciente criopreservado (ahora en Alemania).

  • El hijo ‘Maxman’ Olivier, del cuarto paciente (ahora en Rusia), responderán preguntas

  • José Luis Cordeiro, PhD. Ingeniero, economista y futurista, es experto en criónica y longevidad, autor del bestseller internacional ‘La muerte de la muerte’

Cuándo: Jueves, 18 de abril de 2024, de 16–17 horas.

Dónde: Sala Ramón y Cajal, Ateneo de Madrid, Calle del Prado 21, Madrid.

Inscripción obligatoria a través del correo electrónico rosanaribera@locomunicas.es

Para más información:

DmDima Comunicación:

Malena Guanziroli +34 676 78 89 21 / malena@dmdima.com

Raúl Ortiz +34 679 48 55 70) / rortiz@dmdima.com

LoComunicas:

Rosana Ribera de Gracia +34630002167 / rosanaribera@locomunicas.es


Rosana Ribera de Gracia
DIRCOM LoComunicas rosanaribera@locomunicas.es